Consejos sobre bancarrota


Lo que las compañías hipotecarias no quieren que usted sepa
No están interesadas en resolver con usted los atrasos de pagos hipotecarios. Las compañías hipotecarias a través de su "Departamento de Mitigación de Pérdidas" le harán llenar un sinfín de declaraciones financieras y exigirán que presente documentos financieros exhaustivos, todo bajo el pretexto de resolver el préstamo. Al final del proceso, que pudiera tardar meses, el mejor arreglo que le ofrecen es que usted pague al menos la mitad del atraso para comenzar y el saldo del atraso a pagar durante los próximos seis meses junto con los pagos acostumbrados.

Cuando hace una solicitud de bancarrota Capítulo 13 al principio del proceso del juicio hipotecario usted puede ahorrar dinero en muchos de los gastos y costas que la compañía hipotecaria le cobra. Su probabilidad de completar con éxito su caso bajo el Capítulo 13 aumenta ya que los atrasos que tendrá que pagar serán mucho menores.

Como reconstruir su crédito después de la bancarrota
Es obvio que el propósito es entablar juicio una vez y hacer que todo salga bien para no tener que hacerlo de nuevo. A continuación unos consejos para reconstruir su evaluación de crédito para que el haberse acogido a la bancarrota resulte en un verdadero momento crucial financiero y en un nuevo comienzo:

  • Solicite tarjetas de crédito de gasolina y almacenes en negocios donde usted acostumbraría a pagar en efectivo. Pague los cargos en su totalidad cada mes o al menos pague a tiempo. No mantenga saldos altos en las tarjetas. Solicite una tarjeta garantizada en la cual deposita efectivo y carga contra la misma. Pague cualquier adelanto dentro de un período de dos meses para que refleje una buena calificación en su informe de crédito. Si no puede obtener un préstamo por su propio mérito, busque a un familiar o amigo que sea su co-signatario y entonces pague el préstamo a tiempo.
  • Busque un corredor de hipotecas o vendedor de autos que se considere "abierto a clientes en bancarrota." Trate de comprar un carro de uso para no tener la depreciación que ocurre durante los dos primeros años de la compra de un carro nuevo. Aléjese de préstamos que adelantan dinero sobre su sueldo a alto interés y que son una trampa de "mal crédito." Escriba a cada una de las agencias de informes de crédito explicando las circunstancias que lo llevaron a declararse en bancarrota. Tiene derecho a incluir una declaración en su informe de crédito explicando la razón por la que entabló un juicio de quiebra. Si circunstancias fuera de su control fueron la causa, esto solamente puede favorecerlo.
  • Escriba a cada agencia de informes de crédito para obtener copia de su informe de crédito. Cerciórese que todas las deudas que tenía antes de hacer la solicitud estén clasificadas como canceladas o pagadas mediante la bancarrota. Cerciórese que ninguna de las deudas que tenía antes de hacer la solicitud estén clasificadas como morosas, por ejemplo, con 90 días de atraso, 120 días de atraso, etc. Si estas deudas aún están clasificadas incorrectamente, usted tiene el derecho de escribir a la agencia de informes de crédito y disputar cada una de estas deudas. Abra una cuenta corriente o de ahorros. Trate de depositar el 5% de su sueldo semanal en una cuenta de ahorros. Los prestamistas pudieran considerar esto para determinar si usted maneja el dinero con responsabilidad.
  • Viva dentro de sus medios. Recuerde no aumentar la relación de ingreso a deuda sin necesidad obteniendo crédito para comprar artículos de lujo que NO NECESITA. Sus pagos de deuda de consumidor deberán ser no más del 20% de su ingreso disponible después de haber deducido los gastos de vivienda y vehículos.
  • Pague su alquiler y cuentas de servicios públicos a tiempo durante no menos de un año.
  • Solicite una tarjeta de crédito garantizada, donde deposita dinero y pide prestado contra la misma. No compre artículos de consumo (comestibles, gasolina y otros artículos que se consumen en pocos días) con la tarjeta de crédito. El asunto es que usted podrá pagar las compras antes de que los artículos se gasten o se consuman.
  • Cerciórese de no solicitar demasiado crédito a la vez. Demasiadas preguntas a las agencias de informes de crédito tendrán un impacto negativo sobre su puntuación de crédito.
  • Debido a que los préstamos a estudiantes no se pueden cancelar en la bancarrota, cerciórese hacer los pagos a tiempo, y de ser posible, pague una cantidad adicional cada mes para comenzar a reducir el principal.

Los peligros de los préstamos de equidad sobre el hogar y de consolidación
La mayor desventaja de todas las segundas hipotecas, préstamos para mejoras del hogar, y préstamos de equidad sobre el hogar es que el acreedor exige que el prestatario dé su casa como colateral por el préstamo.

Una vez que usted, como prestatario, le da derecho de retención sobre su propiedad al acreedor, entonces usted le ha dado a dicho acreedor el derecho de entablar juicio de quiebra sobre su propiedad si usted no puede hacer los pagos mensuales. Esto es cierto aún cuando usted esté al día en su primera hipoteca.

Los préstamos de equidad sobre el hogar por lo general los venden los corredores con el propósito de que sean una "solución" para personas que no tienen suficientes ingresos para pagar sus deudas no garantizadas. Con demasiada frecuencia el resultado es tener que hacer pagos a largo plazo que están fuera de su alcance. Este hecho triste es aún más trágico cuando usted considera que cada estado tiene leyes que protegen una parte de la equidad sobre el hogar de los acreedores. Además, las leyes federales de bancarrota le permiten cancelar sus deudas no garantizadas y mantener la equidad protegida de su hogar. Desafortunadamente, cuando las personas eligen pagar todas sus deudas no garantizadas mediante un préstamo de equidad sobre el hogar en vez de entablar un juicio de quiebra, hacen que las deudas que se pueden cancelar pasen a ser deudas garantizadas. Por lo tanto, si a la larga tiene que entablar juicio de quiebra, se quedan con muchas deudas que pudieran haber cancelado si no hubieran obtenido un préstamo de equidad sobre el hogar.

Aún cuando los préstamos de equidad sobre el hogar resultan atractivos debido a que ofrecen tasas de bajo interés y pagos mensuales más bajos, la cantidad total de los pagos con frecuencia suma mucho más que la deuda original que se consolidó. El monto total de interés que usted paga a través de ese largo período de tiempo, generalmente entre 15 y 30 años, puede ser enorme. Los préstamos de equidad sobre el hogar se pueden convertir rápidamente desastrosos para muchos, dada a una economía que fluctúa con frecuencia y un mercado de trabajo inestable. Los bancos ofrecen tasas bajas porque saben que pueden llevar la propiedad a juicio de quiebra si no se paga la deuda. Además, cuando los intereses están bajos, los prestatarios están especialmente vulnerables a tener problemas con los préstamos de equidad sobre el hogar. La mayor parte de estos préstamos son de tasa variable, y la tasa de interés que cobra el banco aumenta cuando aumenta la tasa preferida de la Junta de la Reserva Federal. Según aumentan las tasas de interés, un préstamo de equidad sobre el hogar que otrora fue razonable pudiera aumentar de forma dramática, convirtiendo al mismo en uno que no se puede costear.

Los prestatarios tienen que estar al tanto de los gastos que no divulga el prestamista ya que pueden rápidamente aumentar el costo del préstamo. Los prestatarios suelen ser responsables por los pagos del seguro de título, una nueva tasación, honorarios por procesar el préstamo, honorarios por tasa garantizada y, tal vez, honorarios de los corredores. Otras desventajas de los préstamos de equidad sobre el hogar incluyen "pagos globo" (balloon payments) y "tasas de promoción" (teaser rates). El "pago globo" exige que el prestatario pague el total del préstamo dentro cierto período de años. El resultado con frecuencia lleva a obtener otro préstamo adicional y, consiguientemente, incurrir en más honorarios y costos. Los prestatarios que no tienen mayor crédito tal vez no puedan obtener un préstamo lo suficientemente grande para pagar el préstamo de equidad sobre el hogar existente y, por tanto, se encuentran ante un juicio hipotecario. La "tasa de promoción" (teaser rate) es una tasa que comienza con interés bajo pero que puede aumentar durante el término del préstamo, a veces por varios por cientos, drásticamente aumentando el costo total del préstamo. Algunos préstamos de equidad sobre el hogar se pueden "voltear" a un nuevo préstamo con un interés más alto y otros costos adicionales añadidos.

Muchas personas que obtienen hipotecas de equidad sobre el hogar al final descubren que acaban debiendo más dinero sobre la propiedad que el valor de la misma. Es obvio que esto es extremadamente riesgoso y, a pesar de que el mercado de bienes raíces tradicionalmente aprecia con el pasar del tiempo, es peligroso depender de cualquier apreciación de bienes raíces para básicamente obtener el total adeudado en su casa. Muchas personas se encuentran en situaciones en que, aún la venta de su casa no generaría suficiente dinero para liquidar el préstamo de equidad hipotecaria, una vez se haya pagado la primera hipoteca y se tomen en cuenta los gastos de cierre.